Con un nivel de ingresos cada vez mayor, la clase media chilena aumenta y abre su paladar al consumo de nuevos y mejores productos, entre ellos los cafés de grano y gourmet.

Hasta hace pocos años, el consumo de café en Chile casi se limitaba al instantáneo, que dominaba el 98% del mercado. Solo dos de cada 100 chilenos tomaba café en grano o molido, pero esa tendencia comenzó cambiar con el desarrollo económico del país. Siendo el de cafés gourmet el que más ha crecido. Esto lo podemos asociar a la enorme publicidad por la entrada de las máquinas de café domésticas, como Nespresso y Dolce gusto, cuya venta se ha multiplicado en los últimos años. El consumidor chileno cada día está más abierto a comprar productos de alta calidad, lo que en el pasado reciente no formaba parte de sus hábitos.

En el caso de los cafés, se están creando nuevos hábitos de consumo entre la clase media y alta, que poco a poco van dejando de lado el café instantáneo y se arriesgan con los aromáticos de grano. La gran apuesta está en ampliarse en este estrato, donde casi todos los miembros de una familia trabajan y tienen ingresos cada vez mayores. Si bien el valor percibido de los cafés de calidad es alto, cada vez hay más cultura y gente dispuesta a gastar en buen café e ir a una cafetería de cadena o independiente que tienen lugares cómodos donde sentarse, conexión gratuita a internet y donde se pueden hacer reuniones de negocios.

Esta evolución de las tendencias de consumo ha ido acompañada de un incremento en el poder adquisitivo de los chilenos, lo que se traduce en una mayor oferta de cafés gourmet, entre ellos el colombiano, que es común encontrarlo en los grandes supermercados.El incremento de su consumo también está asociado a los beneficios que se atribuyen al café en materia de salud, como su alto contenido de antioxidantes

En días difíciles, en los que el estrés y el encierro nos mantienen en vilo, una buena taza de café es siempre bienvenida para cambiar nuestro ánimo y nuestra percepción de las cosas. Abrirnos a nuevos sabores y nuevas experiencias nos mejora el día y revitaliza nuestra rutina. Atrévete, saca tu cafetera y deja que el aroma inunde todo, llenando de nuevas energías tu día.