¿Qué es lo que destaca a un café ecuatoriano? Su dulzor. Los cafés de Ecuador son jugosos y complejos, con notas de mermelada, dulzor, acidez media y frutas amarillas.

¿Y cuáles notas tienen generalmente estos “mejores cafés”? Sabores como a frutas de hueso, tales como duraznos, albaricoques, ciruelas… frutas de baja acidez. Aun así, tienen una buena acidez; se encuentran a una elevación muy alta. Algunos de los mejores lotes tienen características florales también. Es simplemente un café muy bien balanceado y satisfactorio. Lo mejor que Ecuador tiene para ofrecer.

El café ecuatoriano no tiene acidez pronunciada, pero es un café con un cuerpo cremoso y, particularmente, es el café de sabor más dulce que conozco…Delicado, floral, con sabores a fruta fresca, pero no con gran cuerpo, demasiado afrutado, ni excesivamente ácido.

Siendo el café ecuatoriano tan delicioso, puede parecer extraño que no sea el más popular. Pero hay una razón por la cual no es tan famoso como, por ejemplo, el café de Colombia o Brasil. No es por su falta de potencial, sino simplemente porque la cosecha nacional es limitada, y, desafortunadamente, está disminuyendo.

Hay muchas razones para el declino de la industria del café ecuatoriano:

Baja Productividad: En promedio, una finca produce 400 Kg de café por hectárea. Esta cifra representa un tercio de la productividad de Colombia.

Dolarización: A principios de la década de 2000, Ecuador enfrentó su peor crisis económica desde la Gran Depresión. Los políticos, desesperados por encontrar una solución, eligieron la dolarización. Ecuador cambió su moneda local por el dólar estadounidense. Sin embargo, esto da al país poco control sobre su política monetaria, y Ecuador aún tiene una menor estabilidad económica que los EE. UU. Esto tuvo un efecto dominó sobre las comunidades productoras y, en particular, ha causado que muchos abandonen su finca.

Emigración: Debido a los problemas financieros de Ecuador, las generaciones más jóvenes se han ido lejos de sus fincas, generalmente hacia el exterior, a países como España, Italia, EE.UU., Canadá y el Reino Unido. En las áreas rurales solo quedan las generaciones de personas mayores, que deben ocuparse de las fincas. Son productores que en promedio tienen 60 años, es una mano de obra vieja.

Costos de Producción Elevados: La dolarización causó que el precio de los bienes en Ecuador ahora dependa de la economía estadounidense, la cual tiende a valorizarse más rápidamente que en los países latinoamericanos. Por esta razón, los salarios deberían incrementarse. Un recolector de café en Ecuador gana alrededor de USD 20 por día de trabajo, mucho más que Colombia. Eso ha generado un efecto de bola de nieve, ya que el café de Ecuador no solo tiene un nivel bajo de producción, sino que es muy costoso.

La baja producción de Ecuador no se condice con la calidad y sabor de su café, el más dulce de la región. Es de esperar que esto mejore, no solo por sus productores, sino por todos los que disfrutamos del café y sus variedades.