La agricultura regenerativa está tomando fuerza y se hace masiva a medida que más personas toman conciencia de lo importante que es mantener un suelo sano y biodiverso para tener cultivos de calidad.

Decir que la caficultura orgánica (libre de fertilizantes, herbicidas y pesticidas químicos), es el modelo ideal de caficultura sostenible no es correcto, ya que por muy buena que parezca este tipo de producción, sigue funcionando con el sistema tradicional de monocultivo cafetero.

Al introducir un sistema de cultivo biodiverso, no solo se ayuda con la preservación del ambiente, sino que también resulta rentable para los productores. 

Una familia cafetera que migra a un sistema de cultivo biodiverso, logrará incrementar su ingreso neto anual en por lo menos un 20% con cada nuevo proyecto productivo que establece en su finca.

Una finca cuenta con varias hectáreas que pueden ser cultivadas. Si solo se cultiva café, como se hacía hasta hace poco, va perdiéndose la calidad del suelo que se ve expuesto en ciertos momentos al clima y también va perdiéndose la calidad del fruto. Al sembrar cultivos de temporada y tener distintas fechas de cosecha, el suelo va nutriéndose con los restos que van dejando y retiene mayor humedad al no quedar expuesto a las inclemencias del ambiente. Además, se garantiza una agricultura limpia y en armonía con la naturaleza.

Para revitalizar el suelo se actúa sobre los minerales, la parte orgánica y la microbiología, elementos esenciales para la fertilidad. Esto se hace mediante la reactivación de los ciclos naturales, a través de la acción combinada de las prácticas de agricultura ecológica para la nutrición de las plantas y la protección de los cultivos.

Cerca de 100 familias cafeteras del área central de Colombia han puesto en marcha con éxito pequeñas plantas de producción de humus de lombriz que se alimentan con los residuos de sus propias fincas de café. Las familias cuentan con infraestructura propia, además de capacitación y asistencia técnica y producen unas 12 toneladas anuales de humus de alta calidad. La venta de este biofertilizante puede aumentar, al menos en un 30% su ingreso actual.

Para finalizar, podemos decir que volviendo a lo natural no solo obtendremos mejores resultados, sino que bajaremos costos y ayudaremos a la economía de cientos de hogares que hoy dependen del café para subsistir.