El mal del talluelo es una enfermedad ocasionada por un complejo de hongos del suelo donde se encuentran Phytophthora spp., Pythium spp., Rhizoctonia spp, y Fusarium spp. Estos patógenos, son habitantes naturales del suelo. Atacan las plantas en su primera etapa de desarrollo.

Las afecta cuando el tallo aun no ha lignificado o sea que todavía no tiene corteza dura ni tallo verdadero, esto sucede en semilleros y en el campo desde la germinación o trasplante hasta los 15-20 días después. Después de esa edad las plantas tienen corteza lignificada y tallo leñoso, lo que reduce significativamente la incidencia.

Manejo Integrado del mal del talluelo

Para conseguir un control efectivo del mal del talluelo se debe proteger el cuello de las plántulas durante toda la fase de vivero o semillero y después del trasplante con un fungicida de contacto aplicado al pie. Se debe procurar que el fungicida cubra el cuello de la plántula y el suelo alrededor de la base del tallo.

Utiliza sustratos limpios y desinfectados para los semilleros, evita el exceso de agua en el riego. Las bandejas, las herramientas y los útiles deben estar bien desinfectados. Utilizar jabón para limpiar las bandejas de los semilleros. Si se utiliza estiércol como fertilizante en semilleros o en el campo, asegurarse que está bien descompuesto. Las semillas que vamos a incorporar, es conveniente que estén certificadas con todas las garantías. No sembrar con mucha densidad en los semilleros. Las temperaturas excesivas, son perjudiciales para las plántulas y favorecen su caída. Es aconsejable regar a primera hora de la mañana o a última hora de la noche.

Monitoreo: Se debe mantener una vigilancia constante y estricta en semilleros y durante los primeros 20 días después del trasplante o germinación de los cultivos.

Para el control de mal de talluelo se debe hacer control curativo al aparecer el primer síntoma.

CONTROL CURATIVO – Se puede hacer aplicaciones del hongo Trichoderma, el cual es muy efectivo. Este producto no se debe combinar con fungicidas convencionales. Si ha habido una aplicación previa de fungicida convencional se debe usar hasta 14 días después. Si se utiliza un fungicida convencional después del hongo Trichoderma tenga en cuenta que el fungicida eliminará también a Trichoderma. – Si el control se hace solo con fungicidas convencionales se deben hacer aplicaciones cada 5-6 días hasta que las plantas lignifiquen el tallo. Se puede usar Positron, Acrobat, Consento, Clorotalonil, Equation Contact y Folio Gold. – Las aplicaciones se deben iniciar el mismo día del trasplante. – Utilizar corrector de pH y adherente todo el tiempo. – Las dosis recomendadas están disponible en el panfleto de los productos.

Con estos controles, se puede controlar el mal del talluelo de forma correcta y evitar su propagación y la reinfección del suelo, evitando así que afecte a los nuevos cafetales.