El guayoyo o café «Colao» es una forma de preparar café muy típica de Venezuela. Podemos decir que es el método de extracción por excelencia del venezolano, por su bajo costo y su prácticidad. Esto es lo que hacían los amantes del café antes de que existiesen las máquinas y es menos complicado de lo que se piensa.

Algo muy importante es que el Guayoyo no se prepara con máquinas de espresso. Este se prepara filtrando el café en un cono de tela. Generalmente es de tela de algodón cosida a un marco de metal y en el cual previamente se coloca el café molido y se le deja pasar el agua caliente para que extraiga todos los solutos del café.

Se usa una proporción entre café y agua de menos de 80 gramos de café por cada litro de agua. Sin embargo, todo depende del gusto del consumidor. Hay unos que lo prefieren bien diluido «suavecito» y otros que les gusta muy concentrado, a este le llaman «cerrero» o «negrito».

Muchos utilizan azúcar al gusto aunque se dice que un buen café no necesita azúcar.

¿Sabes cómo hacer correctamente un guayoyo y así extraer los mejores aromas y sabores de tu café?

Muchas personas por desconocimiento echan algo de agua y café en un recipiente, lo ponen a hervir y luego lo vacían en la manga de tela, aplican azúcar y listo ¡A tomar café! Pero, ¿sabías que esta forma de preparar es la menos favorable para sacar el mejor aroma y sabor del café? Se dice que el aplicar agua al café en polvo por encima de los 100°C saca a relucir malos sabores de tu café, como por ejemplo los amargos, que se consideran defectos al momento de catar. A continuación te doy mi receta para que no sigas quemando tu guayoyo y puedas preparar una bebida exquisita:

-Antes que nada, debemos lavar muy bien el filtro, de manera que no queden residuos ni sabores de café, agua, ni permitir que adquiera olores del sitio donde lo hemos guardado.

-Luego colocamos el café en la cantidad que se necesita (una buena dosis es una cucharada sopera u ocho gramos) con una molienda que no debe ser tan fina, más bien una molienda gruesa, porque si se usa una molienda fina, al momento de añadir el agua se puede causar una sobre extracción del café, que en definitiva, no es más que café quemado y amargo.

-A continuación debemos calentar el agua necesaria a una temperatura aproximada entre 92 y 96°C (para lograr esa temperatura se lleva a hervor y se deja reposar 2 minutos). Añadir el agua caliente y revolver con una cuchara, de manera que el agua pase por el café y posteriormente por el filtro. El tiempo que tarde en colar depende del grosor en que este molido el café. La idea es que el café cuele en un recipiente que es el que finalmente vamos a servir.

-Una vez terminado el proceso, lo ideal es lavar el filtro muy bien, sin detergente. Asegurarnos de que quede limpio y, si no se va a usar pronto, guardarlo en la nevera para que no se reseque y se dañe. Por muy económico que sea, este método también tiene sus cuidados para asegurarnos una buena bebida.

Como puedes ver, la preparación del guayoyo no es complicada. Sin embargo, requiere algunos cuidados para que obtengas el mejor café. ¿Lo has probado? ¿Te animas a prepararlo?